Preguntas frecuentes

Preguntas frecuentes sobre sensibilidad dental:

  • La hipersensibilidad de la dentina, o sensibilidad dental, es un problema dental común que puede producirse cuando la dentina, la parte interna de los dientes, acaba expuesta. Es una afección que puede desarrollarse con el tiempo, como resultado de problemas comunes, como la recesión de las encías o el desgaste del esmalte. 

    Obtener información sobre las causas de la sensibilidad dental

  • La sensibilidad dental puede aparecer cuando la parte interna más blanda de los dientes, denominada dentina, queda expuesta. La dentina se encuentra bajo el esmalte y las encías. Miles de canales microscópicos recorren la dentina hasta el centro del diente. Una vez que la dentina queda expuesta, los desencadenantes externos (como las bebidas frías) pueden estimular los nervios dentro del diente, lo que provoca ese característico dolor breve y agudo de la sensibilidad dental.

     

    Consulta Qué causa la sensibilidad dental para obtener más información

  • Explica a tu dentista los síntomas que estás experimentando. Este podrá confirmar que la causa del problema es la sensibilidad dental y recomendarte el cuidado adecuado: la mejor técnica de cepillado, así como la frecuencia y el momento del día. Además, puedes aliviar las molestias derivadas de la sensibilidad dental cambiando tu dentífrico habitual por uno de uso diario formulado especialmente para los dientes sensibles, como Sensodyne.

     

    Consulta Higiene bucodental para los dientes sensibles para obtener más información. 

  • Hay varios factores que pueden provocar un pinchazo o dolor dental en las personas con dientes sensibles. Estos son algunos de los desencadenantes más comunes de la sensibilidad dental:

    • Bebidas o alimentos fríos
    • Bebidas o alimentos calientes
    • Alimentos azucarados
    • Alimentos ácidos
    • Respirar aire frío
    • Cepillarse los dientes 

    Consulta Desencadenantes comunes de la sensibilidad dental para obtener más información.

  • Sí. La sensibilidad dental puede afectar a 1 de cada 3 personas, incluso a jóvenes. La mayoría de los casos se dan entre los 20 y los 50 años.

  • El dolor dental puede deberse a muchas otras causas diferentes a la sensibilidad. Por tanto, si tienes dolor o molestias dentales, especialmente si son persistentes, acude al dentista y busca consejo profesional. 

    Consulta Otras causas de la sensibilidad para obtener más información.

  •  

    Cepillarse demasiado fuerte o con mayor frecuencia de la recomendada puede contribuir a la recesión de las encías y al desgaste del esmalte. Con el tiempo, la recesión de encías y la pérdida del esmalte pueden fomentar la exposición de la dentina y la sensibilidad dental.

    Consulta Otras causas de la sensibilidad para obtener más información.

  • El blanqueamiento dental aquí se refiere a los tratamientos de blanqueamiento realizados bajo la supervisión de un dentista. Estos tratamientos contienen agentes blanqueadores (peróxido) que pueden causar sensibilidad en algunos pacientes. No se trata de lo mismo que la hipersensibilidad de la dentina, que se produce cuando la dentina queda expuesta (la parte interna y más blanda del diente). Pregunta a tu dentista acerca de la sensibilidad causada por el blanqueamiento si estás pensando en realizarte un tratamiento de este tipo. 

    Consulta Los tratamientos blanqueantes causan sensibilidad para obtener más información.

Preguntas frecuentes sobre erosión ácida:

  • El desgaste del esmalte, causado por el ácido de los alimentos, se denomina "erosión ácida". Tan solo cuatro bebidas o alimentos ácidos a lo largo del día pueden poner el esmalte en riesgo de erosión ácida. Si tu esmalte dental puede sufrir erosión ácida, pregunta a tu dentista cuál es la mejor forma de consumir las numerosas comidas y bebidas ácidas de las dietas actuales, y cuál es la mejor rutina de higiene bucal para ti.

  • Con el tiempo, las comidas y bebidas ácidas pueden provocar el desgaste del esmalte dental. Entre estas se incluyen las frutas y los zumos de frutas, las bebidas gaseosas, el café y el té, el vino y cualquier alimento ácido, como el kétchup o los aliños para ensaladas. Para ayudar a proteger los dientes contra la erosión ácida, habla con tu dentista y usa un dentífrico con flúor desarrollado para personas con riesgo de erosión ácida, como Pro-Esmalte. Consulta con tu dentista cuál es la mejor rutina de higiene bucal y cuál es la mejor forma de consumir las numerosas comidas y bebidas ácidas de las dietas actuales.

  • Sí. La erosión ácida puede contribuir al desgaste del esmalte. El esmalte es la capa dura y externa del diente. Aunque es más dura que cualquier otra sustancia del cuerpo, con el tiempo puede desgastarse gradualmente y acabar exponiendo la dentina, lo cual puede derivar en sensibilidad dental.

Preguntas frecuentes sobre dentífricos para la sensibilidad

Cepillos Sensodyne